10 consejos para organizar tu despensa

10 consejos para organizar tu despensa: Una despensa bien organizada es fundamental para encontrar los alimentos de una manera rápida. ¿Cuántas veces has dado vueltas por la despensa buscando un ingrediente y te desesperas porque no lo encuentras o no recuerdas  dónde está?.

Para tener una despensa en condiciones, no hace falta tener un gran espacio. Basta con un armario, un mueble o una vitrina para que lo tengas todo bien colocadito y a mano.

Antes de organizar tu despensa, se debe limpiar el lugar destinado a ello. Puedes limpiarla simplemente con agua  y un poco de detergente de los platos o, si está algo más sucia con un poco de desinfectante o desengrasante. De esta manera quedará totalmente lista para que empieces a guardar los alimentos. Te recomiendo que leas mi post sobre consejos de limpieza, clicando aqui.

¿Cuántas veces has dado vueltas por la despensa buscando un ingrediente y
te desesperas porque no lo encuentras o no recuerdas  dónde está?

Una despensa ordenada te facilita el día a día en tu cocina y evita acumular productos que caduquen y, con ello, gastes más de la cuenta.

Sigue estos 10 consejos para organizar tu despensa y gana comodidad, tiempo y dinero:

1.- Temperatura y ventilación: La despensa debe ser un lugar fresco y seco, preferentemente oscuro, que no tenga muchos cambios de temperatura (la ideal es de unos 10 a 20°C). Renovar el aire es básico. Si tu despensa es una estancia y no tienes ventilación natural, instala un pequeño ventilador extractor (similar al del baño).

2.- No juegues al escondite: Asegúrate de que las baldas de tu despensa estén bien iluminadas para ver su contenido. No hay nada peor que ir a buscar un ingrediente y no ver con claridad dónde está y si está.

3.- Agrupa los alimentos: El orden es muy esencial es una despensa. Los frascos más comunes como el de la sal y el azúcar deben estar a mano. Agrupa las comidas por tipo, como por ejemplo, las especias juntas, los botes de salsa, las legumbres, las pastas  y las botellas según el tipo de líquido. De este modo, te facilitarás el encontrarlos.

Ojo: Nunca rellenes un tarro que aún tenga producto anterior.
Su fecha de caducidad es diferente.

4.- A cada uno, su sitio: Pon los alimentos que más usas (por lo general especias, harinas, arroces, pastas, azúcares…) en la parte central de la despensa, la que te queda a la altura de los ojos. Pon en la parte más baja, lo que más pesa, por ejemplo: botellas, leches, aguas…. Crea una zona con cajones de madera o cestas de fibra para patatas, cebollas… Y, reserva los estantes superiores para lo que pesa poco y lo más pequeño (latas, conservas…)

5.- Ordena y etiqueta: Cuando abras un paquete,  pasa el contenido a un bote hermético de cristal (los de plástico pueden ser tóxicos). Etiqueta cada uno de ellos con el nombre de su contenido – sobre todo si su contenido no es visible o puede dar lugar a confusión, como la sal y el azúcar o la harina y la maicena, por ejemplo – y procura que todos los botes sean (más o menos) iguales. De ese modo, ganarás orden. Básicamente, necesitas 3 tamaños (grandes para pastas; medianos para harinas o azúcar; pequeños para frutos secos, sal…). Ojo: Nunca rellenes un tarro que aún tenga producto anterior. Su fecha de caducidad es diferente.

6.- No almacenes más de la cuenta: Ten, de cada producto, un paquete abierto y otro por abrir. Cada vez que abras un paquete, sabes que has de reponerlo. De este modo,  no tirarás nunca nada. Si acumulas más puede que se acabe caducando.

7.- Consume primero lo viejo: Para ello, pon lo nuevo, lo que acabas de comprar detrás y delante lo que tienes empezado y/o lo que caduca antes. Deshazte de los productos caducados o que llevan mucho tiempo abiertos.  En la cocina hay ingredientes que sencillamente ya caducaron, o bien que, aunque no lo estén, llevan tanto tiempo abiertos que se han estropeado o se han ranciado. No los mantengas como objeto  de “adorno” o para un “por si acaso” ya que se convierten más en un estorbo que otra cosa y sólo nos ocupan espacio. Además,  si están en mal estado pueden resultar peligrosos para nuestra salud. Comienza por un día de limpieza y después vuelve a acomodar el resto de los productos. Sé constante: Aunque sea un pequeño esfuerzo, este hábito te ayuda a  no malgastar.

8.- Haz siempre la lista de la compra: Así no te olvidarás nada de lo que necesitas reponer en tu despensa. Pero para ello es básico saber qué Menús vas a poner cada día en tu mesa. Esta Plantilla de Planificación Semanal para tus comidas y cenas, te será muy útil. Descárgatela clicando aqui encima.

 


9.- Alimentos refrigerados:
Tu frigorífico  es otro lugar que debe estar perfectamente bien ordenado, para que no se te queden productos fuera del alcance de tu vista, se caduquen  y se te echen a perder.  Presta atención y tira a la basura los alimentos que veas en mal estado.

10.- Vegetales sin refrigeración: Usa una cesta para estos ingredientes, por lo general son alimentos que no precisan frío y suelen usarse con mayor frecuencia, como: patatas, cebollas, ajos y algunas frutas que, sobre todo en invierno no requieren estar en el frigorífico como por ejemplo, plátanos, naranjas, etc. Ponlo cerca de tu área para cocinar, en un lugar ventilado y fresco.

Cocinar de forma eficiente, es decir, en el menor tiempo posible  y con la menor de las complicaciones, no solo tiene que ver con la receta o Menú a preparar, sino también con la forma en que organizas los productos en tu despensa, frigorífico y  congelador.

Si no tienes tiempo para pensar en todo lo que conlleva una cocina
y mucho menos en la organización y planificación de las comidas y cenas,

te recomiendo que te unas al AYUDANTE DE COCINA ONLINE.

¡Vivirás mucho más tranquila!

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *