2 formas perfectas de conservar el jengibre fresco

2 formas perfectas de conservar el jengibre fresco: Si eres de las personas que no utiliza mucho el jengibre, pero te gusta tenerlo en casa para darle de vez en cuando un toque diferente a tus platos, una forma de que te dure mucho tiempo sin que se te estropee, es congelándolo.

Para ello, tienes 2 formas perfectas de conservar el jengibre fresco:

  1. Congelar la pieza a rodajas: Pero no las cortes todas iguales, de ese modo podrás coger la porción – o las porciones – que te hagan falta según la receta que se vaya a elaborar. Incluso, si lo deseas, puedes pelarlo antes de cortar y congelar. Eso si, consérvalo dentro de un bolsa hermética. Te aguantará varios meses en el congelador en perfectas condiciones.
  2. Congelar la pieza entera: Guardarlo entero y pelado (en un táper o bolsa hermética), de modo que, cuando lo tengas que utilizar sólo tienes que sacarlo del congelador,  rallar lo que necesites (sin descongelar, por supuesto) y volver a guardarlo.

¡Ahora ya puedes disfrutar de tener jengibre fresco todo el año en tu cocina, sin preocuparte de que se te vaya a estropear!

SUSCRIBETE AQUI 
PARA NO PERDERTE NINGUNA DE MIS PUBLICACIONES

 

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

4 comentarios de “2 formas perfectas de conservar el jengibre fresco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.