Arroz con leche cremoso

Arroz con leche cremoso

Arroz con leche cremoso 

Receta tradicional, extra cremosa, sin mantequilla, sin nata liquida, sin leche condensada… la receta de siempre, la de toda la vida, la que hacia mi madre y mi abuela, pero a la que le he añadido un par de “toques/trucos personales y que podrás ver tanto en el video como en la receta escrita que verás más abajo, en el apartado de sugerencias/trucos.

Porque el que un arroz con leche sea cremoso NO se consigue añadiendo más ingredientes que, además de encarecer el postre, lo hacen más calorico y pesado de digerir.

El SECRETO de la cremosidad del arroz con leche sólo es uno: remover, remover y remover constantemente el arroz, para que salga el almidón y le dé una extraordinaria cremosidad y un espesor natural, ligero, muy aromático y sabroso (¡y a ser posible, con cuchara de madera, como se hacia antes!). ¡Chimpun!

No es un postre plis plas..pero es muy fácil de preparar y ¡¡te aseguro que merece la pena!!

Un consejo: Si no te gusta la canela (o no tienes), puedes servirlo espolvoreado con azúcar y caramelizarla con un soplete de cocina (pero ten en cuenta que le añades más calorías, eh?)

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 45 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 0,15

Índices de salud

Rico en: proteínas, minerales y vitaminas 
Valor calórico: Medio
Tasa colesterol: Baja

Utensilios, sólo necesitas:

Cazuela baja
Escurridor
Pala de remover (mejor, de madera)

Arroz con leche cremoso, vídeo paso a paso

Puedes ver este video en YouTube para poder comentarlo, darme un Me Gusta o suscribirte a mi canal.

Arroz con leche cremoso, ingredientes para 10/12 raciones

300g. de arroz redondo
1 litro y 900ml. de leche entera
5 cucharadas soperas de azúcar
1 rama de canela
Cáscara de 1 naranja
Cáscara de 1 limón
Canela en polvo

Arroz con leche cremoso, preparación paso a paso

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon una cazuela con un poco agua a calentar (un par de vasos, aprox.). Echa el arroz, remueve y cuece durante 1 minuto. Pasado este tiempo, escurre y reserva.
  2. Pon de nuevo la cazuela en el fuego y añade un litro y medio de leche, la canela en rama, las cáscaras de limón y naranja y el azúcar. Remueve.
  3. Incorpora el arroz escurrido y deja que arranque el hervor, a partir de ese momento, baja el fuego (del nivel 8 yo lo he bajado al nivel 5) y cuece, sin dejar de remover durante todo el proceso de cocción .
  4. A los 30 minutos de cocción (aprox.) agrégale 400ml. de leche más y deja que siga cociendo.
  5. Pasados 45 minutos, el arroz estará cocido, pero cuando digo “cocido” quiero decir bien cocido, es decir, tiene que quedar el arroz como si estuviera “pasado” y muy cremoso, a causa de haber estado removiendo todo el rato. (que es lo mismo que sucede en el risotto).
  6. Cuando la cocción haya finalizado, emplata y, cuando esté tibio guárdalo en el frigorífico hasta la hora de tomarlo.

Arroz con leche cremoso, sugerencias/trucos:

– El paso nº 1 lo hago porque asi lo hacia mi madre. No tengo una razón que lo justifique. Pienso que es darle una especie de  “escaldado” y que se hacia antiguamente para “limpiar” el arroz, ya que antes se vendía a granel y los procesos no eran tan higiénicos como ahora. A mi me gusta hacerlo, por seguir la manera tradicional de mi casa, pero si quieres, puedes saltártelo.

OJO
, no lo dejes más de 1-2 minutos sin remover, para que no se apelmace, ni se pegue y para que el arroz suelte todo su almidón, que es el que le da la CREMOSIDAD necesaria, tan característica de este postre.

TRUCO: En el video verás que, en el paso nº 2, junto con las cáscaras de naranja y de limón, le echo unas tiritas muy finas de cáscara de naranja. Bueno, es un gusto personal (mi madre no lo hacia). Me gusta encontrar esas tiras porque le da un toque más reforzado de naranja. Le da un toque delicioso y se puede comer perfectamente porque queda muy blandita y dulce. Pero si quieres o no te gusta, no se lo pongas

TRUCO: A la hora de emplatar, verás que no le retiro ni la canela en rama ni las cáscaras. Me gusta dejarlo porque, a medida que se enfria, refuerza los aromas y sabores y, cuando lo comes, la cucharada que ha estado en contacto un trozo de cáscara o de canela, tiene mucho gusto y resulta mucho más sabroso. Pero, si no quieres dejarlo, puedes retirarlo.

– Como te digo en el paso nº 3, la cremosidad NO se consigue añadiéndole mantequilla, ni nata liquida, ni leche condensada ni nada por el estilo (que – dicho sea de paso – son ingredientes grasos que hacen lo mucho más pesado y calórico). TRUCO: La cremosidad se consigue a base de remover el arroz durante toda la cocción. Es lo que requiere este postre. Nada más.

– Si te gustan los postres muy dulces, en el paso nº 2 échale 2-3 cucharadas más de azúcar. En mi caso, solo le pongo 5 porque en casa no nos gustan las cosas muy dulces.

– Para pelar la naranja y el limón, utiliza un pelador para que no tenga la parte blanca que puede darle un poco de amargor al postre.

–  Puedes tomarlo tibio, a temperatura ambiente o sacado del frigorífico. ¡Siempre está igual de exquisito!

– Si vas a guardarlo en el frigorífico y no lo vas a consumir de manera inmediata, no le eches la canela y tápalo con papel film, que haga contacto directo con el postre para que no se seque y haga costra. Se te conservará perfectamente 2-3 dias.

 

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.