Cazuela de bacalao

Cazuela de bacalao

Cazuela de bacalao

Esta saludable cazuela de bacalao es un excelente plato para cuidar tu corazón. El bacalao (y como él, otros pescados en salazón) es una excelente fuente de salud por sus altas propiedades nutritivas y dietéticas.

Los salazones en general y el bacalao salado en particular, en sus múltiples presentaciones (curado, desalado refrigerado, desalado congelado) aporta una serie de propiedades adicionales que lo convierten en un alimento especialmente saludable y nutritivo, ya que tiene muy poca grasa (es un pescado blanco) y es una fuente de proteínas, vitaminas y sales minerales.

Y, como – a pesar de que lleva muy pocos ingredientes – queda tan sabroso y es tan fácil y rápido de preparar, esta cazuela se va a convertir en uno de tus platos de bacalao favoritos.

Un consejo: En contra de lo que pueda parecer, el bacalao es adecuado aunque tengas problemas de hipertensión, ya que es bajo en sodio y rico en potasio.

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 15 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 2,50€

Índices de salud

Rico en: minerales, vitaminas y proteínas
Valor calórico: Bajo
Tasa colesterol: Baja

Utensilios, sólo necesitas

Sartén mediana (o cazuela)
Tapadera
Tabla de cortar
Cuchillo cebollero
Pala para remover

Cazuela de bacalao, video paso a paso

Puedes ver este video en YouTube para poder comentarlo, darme un Me Gusta o suscribirte a mi canal

Cazuela de bacalao, ingredientes para 2/3 personas

600g. lomo de bacalao desalado
1 cebolleta mediana (o 2 pequeñas)
200g. de pimiento rojo asado en tiras (o tiras de piquillo)
2 dientes de ajo
10-12 tomates de pera baby
1 vaso pequeño de vino blanco seco
1 ramita de perejil
Sal
Pimienta negra molida
2 cuch. soperas de aceite de oliva

Cazuela de bacalao, preparación paso a paso

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon la sartén (o cazuela) con el aceite a calentar. Mientras, pela y pica los dientes de ajo. Pela y corta en medias lunas la cebolleta (incluso el tallo verde). Échalo a la sartén y sofríelo – a fuego medio –  hasta que la cebolleta tome un poco de color y reduzca su volumen. Salpimenta.
  2. Lava y corta por la mitad los tomates  y agrégalos a la sartén. Pica directamente sobre la cazuela el perejil picado y rehógalo todo junto, a fuego medio-alto, unos 5 minutos. Agrega el vino. Deja evaporar el alcohol y que se reduzca.
  3. Entre tanto, corta en trozos no muy grandes el bacalao. Espolvorea una pizca de sal y pimienta negra molida. Añádelos a la cazuela, junto con las tiras de pimiento rojo asado.
  4. Cuece tapado y a fuego medio, durante 7 minutos más. De vez en cuando, mueve un poco la cazuela y salsea los trozos de bacalao con el jugo que suelta. Espolvorea con un poco más de perejil por encima y sirve.

Cazuela de bacalao, sugerencias/trucos: 

Paso 3: Echa la sal SOLO si lo necesita y con mucha precaución, pues se trata de bacalao desalado. Siempre es mejor tener que rectificar que «pasarse».

– Si quieres, puedes asar tu misma los pimientos (yo los pusé asados por mi porque ya los tenia y los aproveché), pero para ahorrar tiempo, te recomiendo que uses pimiento del piquillo asado y en tiras que lo encontrarás fácilmente en botes de vidrio en cualquier supermercado de barrio o hipermercado.

Paso 4: Este tiempo puede variar en más o en menos en función del grosor de tus trozos de bacalao. 

No es necesario darle la vuelta al bacalao durante la cocción (corremos el riesgo de que se rompan los trozos) pero, si lo prefieres, puedes hacerlo.

– Antes de servir, comprueba que el punto de sal está a tu gusto y al de tu familia.

– Revisa bien que los lomos de bacalao no tenga espinas.

– Si lo prefieres, puedes retirar la piel del bacalao antes de cocinarlo. Si bien te diré que yo prefiero hacerlo con la piel porque aporta la gelatina propia del bacalao que le da cuerpo a la salsa.


– El bacalao puedes comprarlo en salazón y desalarlo tú en casa. Ten en cuenta que tendrás que tenerlo 12 horas mínimo en remojo y cambiarle el agua al menos 3 veces durante esas 12 h.


– Para mi es muy cómodo comprarlo ya desalado, justo a su punto de sal y congelado. De este modo, lo tengo siempre a punto en el congelador y puedo hacer este plato en cualquier momento. Por supuesto que, en este caso, hay que tener en cuenta descongelarlo con antelación.

 

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.