Cocinar en poco tiempo

Cocinar en poco tiempo: Cocinar en el poco tiempo que tenemos entre semana, es 1 reto que solo alcanzaremos a solucionar con práctica y con algo de “astucia”. Es un hecho que, si quieres comer bien, sabiendo lo que comes, tienes que comer en casa. Pero, para que la falta de tiempo no sea un obstáculo a la hora de comer sano y rico, voy a explicarte cómo puedes conseguirlo.

“Desde mi punto de vista, pasarte un día en la cocina preparando comida,
mientras tus hijos están solos, no es la solución”

¿Cocinar en poco tiempo y comer bien, es posible?

Si, por supuesto. A menudo, el poco tiempo del que disponemos – sobre todo los días entre semana – hace que una de las principales “cosas” que descartemos sea la de cocinar. No obstante, es en la cocina dónde vamos a encontrar, no solo ahorro de dinero y de calorías, sino que vamos a obtener más nutrientes en beneficio de tu salud y la de los tuyos.

Asi que, si tienes que cocinar por responsabilidad y/o por obligación y, en beneficio de la salud, no dejes de lado la posibilidad de cocinar en casa.

Por eso, para ayudarte, quiero darte estos consejos para cocinar sano y en poco tiempo:

1) Lo  primero a tener en cuenta es que debes poner al día (y en condiciones de orden y demás) tu “fondo de despensa” en función de los gustos de la familia, del tipo de cocina que quieres hacer y de la cantidad de personas que hay en casa. Tener una buena despensa con los productos básicos para poder preparar múltiples platos te va a ayudar mucho (bueno, de hecho, es imprescindible) a la hora de cocinar en poco tiempo. Algunos de los productos imprescindibles como arroz, pasta, harina, legumbres, pescados en conserva, algunas verduras en conserva y/o congeladas para acelerar la preparación de ciertos platos en muy poco tiempo, quesos, huevos, bebidas variadas, etc. no deben faltar en ninguna despensa que se precie.

Por cierto, sobre este tema te aconsejo que leas mi post titulado “10 consejos para organizar tu despensa” dónde encontrarás amplia información sobre la organización de la despensa.

2) Lo segundo más importante es la organización. Desde mi punto de vista, dedicar todo un día a cocinar y congelar para luego, entre semana, tenerlo listo en menos tiempo, no es la solución. Pasarte un día en la cocina preparando comida, mientras tus hijos están solos viendo la TV, haciendo los deberes o en el parque, no es cocinar en poco tiempo.

Para cocinar en poco tiempo es básico tener en cuenta 4 aspectos:

a) tener la despensa en condiciones
b) conocer las características de los ingredientes que vamos a utilizar
c) establecer los procesos de cocción
d) conocer los pasos de la elaboración de nuestro plato.

A diferencia de la cocina tradicional de nuestras madres y/o abuelas, en la que todo se cocinaba en un solo fogón y se iban añadiendo los ingredientes uno tras otro en función de lo que tardaba en cocerse cada uno de ellos, en la cocina Plis Plas se simultanean las preparaciones, en muchas ocasiones, utilizamos solo 1 cazuela y, en otras tantas,  combinamos el uso del microondas, con la sartén, la cazuela o la olla exprés, trabajando los procesos de forma que si nos podemos evitar algún paso lo hacemos, claro está, sin perjudicar el resultado final ¡por supuesto!

Además, nos ayudamos de ingredientes y/o productos que nos agilizan los tiempos de cocinado y de pequeños trucos para conseguir el mejor plato en el menor tiempo posible y ensuciando sólo lo imprescindible.

Se trata de llegar a conocer y a equilibrar poco a poco, como se comporta cada alimento y saber elaborar simultáneamente los procesos de nuestra preparación, de manera que mientras se hace una cosa, pelamos, cortamos o cocemos en el microondas otra e incluso, vamos recogiendo y lavando los pocos cacharros que se van utilizando para que, cuando termines y te sientes en la mesa, tengas la cocina limpia y recogida y puedas disfrutar – junto a los tuyos- de tu trabajo.

Al final del post te dejo 3 platos que se preparan
en un plisplas y están para chuparse los dedos.

3) Tan importante como los puntos 1º y 2º es la planificación. Si planificas todas tus comidas y cenas de la semana podrás organizar tu tiempo y podrás hacer una lista de la compra acorde con lo planificado, de manera que podrás ahorrar – además de dinero – tiempo porque se compra mucho más rápido, porque se compran sólo los ingredientes necesarios y porque se puede hacer la compra de toda la semana de una sola vez. Planificar un menú en realidad, es sencillo. Sólo te requerirá sentarte (sola o con todos los miembros de la familia) 15 minutos a la semana, pensar qué se va a comer cada uno de los días y luego, vivirás más tranquila porque no tendrás que pensar ni preguntar diariamente “que hago hoy para comer”, por supuesto, sin obtener respuesta alguna y acabando desesperada y aburrida.
Sobre este punto, te recomiendo que leas mi post Peligro: ¿dónde piensas tus comidas de la semana?

Como resultado del punto 2 y 3, nos sale el punto 4): la lista de la compra, que te saldrá por deducción, ya que es la diferencia entre los ingredientes que tienes y los que te faltan para las comidas/cenas de la semana.  Aprovecha este momento para revisar tu fondo de despensa (frigorífico y congelador incluidos), ver qué productos tienes empezados, cuáles te faltan, si tienes alguno caducado o que se haya estropeado…Cuando vengas de la compra, los nuevos ponlos detrás y saca a primera fila los más antiguos y/o empezados.


5)
 Utiliza ingredientes listos para consumir. Si conoces un poco mi estilo de cocina, habrás comprobado que soy partidaria de utilizar todos aquellos productos/ingredientes que la industria alimenticia pone a nuestro alcance (eso si, de calidad) porque nos ofrece una variedad de productos que se encuentran fácilmente en el supermercado y que nos permite por ejemplo: consumir verduras y lechugas (y similares) sin necesidad de lavarlos, pelarlos y cortarlos, congelados, conservas de legumbres y de pescado, alimentos precocidos (como el arroz, por ejemplo)…etc los cuales nos ahorran no sólo el tiempo y el trabajo de tener que pelar, lavar,  cortar, cocer….sino también nos ahorran un consumo considerable de agua y energía (gas/electricidad).

“Cocinar en poco tiempo.. y bien, es posible,
la clave está en la organización”

6) Saber qué técnica de cocción es la más adecuada (olla exprés, microondas, etc), no solo nos ayuda a cocinar en menos tiempo, sino también a comer más saludablemente. Para ello, una vez más permíteme que te remita a mi post “Las 9 mejores técnicas para cocinar sano”  dónde hablo muy extensamente de ello.

Por último, seguro que te estás preguntando ¿y algunas recetas para cocinar en poco tiempo? Si, por supuesto. Al final te dejo 3 platos que se preparan en un plisplas y están para chuparse los dedos.

Como ves, cocinar en poco tiempo.. y bien, es posible.

La clave está en la organización, como casi todo (o todo) en esta vida. Sólo así podrás dedicar el tiempo a otras cosas igual de importantes y necesarias, vivirás más tranquila y sin estrés porque sabes que tu comida estará en la mesa a la hora prevista.

Y te lo voy a demostrar dejándote aquí 2 enlaces:

POLLO RUSTIDO CON CIRUELAS (listo en sólo 15 minutos y sin ensuciar)
PATATAS RELLENAS (listas en sólo 15 minutos)
SPAGHETTI CON ALBONDIGUILLAS (listos en sólo 20 minutos y sin ensuciar)

En resumen: Cocinar es necesario para saber lo que comemos y comer bien y tener poco tiempo no es sinónimo de comer mal. Solo debes buscar soluciones concretas y efectivas que te ayuden a seguir ofreciendo lo mejor a nuestra familia sin crearnos estrés y simplificando nuestros días.

Bien, pues si te ha gustado este post y lo has encontrado útil,
suscribete a mi blog para recibir, cómodamente, en tu mail todas mis publicaciones 

SUSCRIBETE AQUI  

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.