El fondo de despensa

 El fondo de despensa: Igual que tienes un “fondo de armario” con distintos tipos de ropa para el invierno, el verano, ropa informal, algo para vestir elegante, etc.), en una cocina también es necesario tener un “fondo de despensa” que si lo tratas bien será tu mejor aliado.

Y si eres de las personas que tienen poco tiempo para cocinar, entonces todavía con más motivo necesitas tu fondo de despensa y sobretodo mantenerlo siempre a punto, al día, sin productos caducados.

El fondo de despensa no es para ganar tiempo, es para no perderlo.

Tener siempre en la despensa los ingredientes básicos como la sal, el aceite, el vinagre, distintas especias según los gustos de cada un@ (pimienta, orégano, canela, etc.) y algo de precocinados (conservas, deshidratados, pastas, bricks, etc.), es tener la base de la mayoría de recetas para tus comidas habituales del día a día.

Si tienes un fondo de despensa actualizado, reducirás el “me cachis, ahora me falta…” que normalmente se produce en plena elaboración de una receta. Eso generalmente pasa con las recetas que más te interesan.

Un fondo de despensa que este al día, es decir sin productos caducados, tiene muchas ventajas:

  • Evita las compras de urgencia en cualquier parte y a cualquier precio.
  • Elimina el stress que producen las compras de última hora, cuando no encuentras lo que necesitas. Muy habitual.
  • Tener que improvisar una comida sin saber si dispones de los ingredientes necesarios. Eso también bastante habitual.
  • Facilita preparar la lista de la compra. Basta con revisar el fondo de despensa y anotar lo que hay que reponer.

Esas son sólo algunas de las muchas ventajas que te aportará tener un fondo de despensa lo más surtido posible.

Evidentemente el fondo de despensa debe estar acorde con el número de personas que tiene que abastecer, no es lo mismo un fondo de despensa para una persona sola, que para una pareja, que para una familia de 4 personas y como es lógico debe reflejar los gustos y costumbres de esas personas. Si no te gustan las judías, es tontería que tengas un bote de judías en la despensa ¿verdad?

Así pues, partiendo de un mínimo de ingredientes básicos y algo de precocinados, en lo referente a cantidades, tienes que ajustar tu fondo de despensa al número de personas que tengan que comer de él y adaptarlo a sus gustos y necesidades y por supuesto, también a tus posibilidades.

Cuanto más completo y variado sea el tuyo, más variada y completa será tu alimentación.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas recetas publicadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.