El Fondo de Despensa

“En cocina llena, pronto se adereza cena” (dice el refranero popular)

Tener la despensa bien surtida es siempre importante, pero aún lo es más cuando se trata de seguir el Método Plis Plas para ahorrar (ver cuadro de ahorro) y ganar tiempo en la cocina. Aquí te propongo un “fondo de despensa” con latas, botes de vidrio, lioflizados, briks, etc., que te ayudará a cocinar en menos tiempo, comiendo bien y a salir airos@ de cualquier situación. Por supuesto, deberás adaptártelo a tu espacio en la cocina y a tus necesidades.

Cosas a tener en cuenta a la hora de comprar este tipo de productos:

  • Deben ser productos envasados de buena calidad
  • Fijarse bien qué tipo de producto es el que tienes en las manos (precocinado, refrigerado, manipulado, etc.)
  • Fecha de caducidad y de consumo preferente
  • Mira la información nutricional del producto
  • Que no estén (en el caso de las latas) hinchadas, chafadas o deformadas
  • Los botes, que estén herméticamente cerrados y no pierdan liquido
  • Los briks, que no estén retorcidos o deformados
  • Compra el envase que, por cantidad, se ajuste a tus necesidades
  • Que tengan apertura “abrefácil”, si es posible
  • Que sean productos envasados en el mismo lugar dónde se han cultivado
  • Siempre que sea posible, con denominación de origen (espárragos de Navarra, anchoas de L’Escala o del Cantábrico, etc.)

LISTADO DE PRODUCTOS BÁSICOS A TENER EN TU FONDO DE DESPENSA:


fondo de despensa

  • Legumbres cocidas
  • Pasta (macarrones, fideos, espaguetis..)
  • Espárragos (puntas, enteros, extragruesos)
  • Pimientos del piquillo
  • Judías verdes en conserva
  • Guisantes al natural
  • Alcachofas en conserva
  • Menestra de verduras
  • Patatas cocidas al natural
  • Maíz dulce
  • Champiñones en conserva
  • Tomate (triturado, al natural, entero)
  • Tomate frito
  • Frutos secos
  • Aceitunas y encurtidos
  • Pescados y mariscos (atún, sardinas, anchoas, berberechos, mejillones, etc.)
  • Frutas en almíbar o al natural (piña, melocotón, guindas, etc.)
  • Mermeladas variadas
  • Café liofilizado

Y, por supuesto, ten siempre a mano los imprescindibles de la cocina, es decir, la sal, el aceite y el vinagre.

Sobre este tipo de productos envasados, es importante saber y tener en cuenta:

  • Son productos alimentarios frescos que han sido esterilizados, a veces cocinados y colocados en un envase, también esterilizado que se cierra de forma duradera y hermética
  • En el proceso de conservación, el fabricante elimina todo tipo de gérmenes nocivos y se mantienen todas las cualidades nutricionales del producto.
  • No contienen conservantes
  • Son productos sanos, nutritivos, cómodos, fáciles de abrir y transportar
  • No necesitan frío mientras están en su propio envase. Cuando se abre un envase, debe traspasarse inmediatamente a otro recipiente limpio (tuper, vidrio, etc), guardarse en la nevera y consumirse lo antes posible, pues en el momento en que lo abrimos deja de ser una conserva.
  • Las anchoas, están considerada una semi conserva, por lo que éstas si deben conservarse en la nevera
  • Manipular lo menos posible el producto, para garantizarnos el sabor y las cualidades nutricionales del alimento
  • Para calentar una conserva, lo mejor es calentar primero el líquido y después el resto, pero por un tiempo breve. No llevarlos nunca al punto de ebullición, pues perderíamos todas las propiedades.
  • Cuando los utilizamos para cocinar, echarlos en el último momento a la cazuela (o sartén)
  • El líquido de las conservas contiene vitaminas y minerales hidrosolubles, además de concentrar el sabor, así que, no lo tires y siempre que la receta lo permita, utilízalo para hacer la salsa, en el caldo, en los arroces, etc. Por ejemplo, el jugo de un bote de setas es perfecto para agregar a un risotto de hongos.
  • Ten cuidado con la cantidad de sal que ponemos a los platos preparados con estos productos, porque las conservas ya suelen tener la suya

En definitiva, estos productos requieren poca manipulación y buena presentación. Son prácticos en nuestra cocina, nos ayudan a ahorrar mucho tiempo y podemos tenerlos siempre al alcance pues tienen larga vida.

DIFERENTES TIPOS DE ENVASADOS/CONSERVAS:

Pero, ¿cuáles son los principales tipos de envasados, conservas que podemos encontrar en el mercado?

CRISTAL:

Envases cerrados herméticamente y cuyo interior es visible. En la actualidad, la mayoría de los productos van envasados de esta manera porque el consumidor quiere ver su contenido.

LATA:

También es un tipo de envase de cierre hermético.  El material es una fina lámina de acero de alta calidad, recubierta de una película de estaño que la protege de la oxidación.  En la actualidad, la mayoría tiene el sistema de apertura “abrefácil”

BRICK:

Compuesto por una serie de capas de plástico y cartón que protege al productos de la luz y conserva todas las propiedades del alimento. Suele utilizarse para productos líquidos o semi líquidos: cremas, salsas, leches, caldos, etc. y hay que mantenerlos en fresco una vez éstos han sido abiertos

ENVASADO AL VACIO:

Mediante la extracción del aire que rodea al producto se consigue una atmósfera libre de oxígeno y se retarda la acción de bacterias y hongos que necesitan de este elemento para sobrevivir. Se emplea para embutidos, verduras, carnes y pescados. Si bien los 2 últimos requieren estar combinados con la refrigeración.

LIOFILIZACIÓN:

Es la técnica mediante la cual los alimentos son deshidratados, proceso que permite eliminar el agua que contienen. Es una técnica bastante costosa y lenta si se la compara con los métodos tradicionales de secado, pero resulta en productos de una mayor calidad, ya que al no emplear calor, evita en gran medida las pérdidas nutricionales y organolépticas. Hasta ahora, los productos liofilizados más populares eran las sopas de sobre o el café, pero actualmente hay infinidad de ellos, tratados con esta técnica: frutas, verduras,  hongos, hierbas aromáticas, etc.

DESHIDRATACIÓN:

Como la liofilización, consiste en eliminar parte del agua de un alimento, aunque en este caso no se aplica el vacío. Además de alargar la vida útil del producto, se disminuye la carga microbiana y se reduce el espacio de almacenamiento.

ESTERILIZACIÓN:

El alimento se somete a unas temperaturas entre 115ºC y 130ºC durante 15 ó 30 minutos, para destruir los patógenos. Si se trabaja con productos con un grado de acidez elevado, como frutas, tomate, col y algunas hortalizas, la conservación es mejor y resulta menos necesario llegar a temperaturas de ebullición.

PASTEURIZACIÓN: Puede hacerse en frío (60ºC-65ºC durante 30 minutos) o en caliente (70ºC-75ºC durante 15 minutos). Si se reduce el tiempo del proceso, las garantías de que el alimento conserve las propiedades organolépticas son mayores. Tras llegar a estas temperaturas, el alimento se somete a un descenso -hasta 4ºC o 6ºC- y se envasa. Leche o nata son algunos de los productos que se pasteurizan.

SALAZÓN:

Este método permite la deshidratación parcial de los alimentos e inhibe la proliferación de algunas bacterias. Se realiza con cristales de sal o salmuera, que son soluciones concentradas de sal. Se usa, sobre todo, con productos crudos curados: bacalao, arenques. etc.

EL FRIGORÍFICO Y EL CONGELADOR:

En cuanto a la nevera y el congelador, es un poco más de lo mismo. Nuestro “Método”, basado en el justo y racional equilibrio entre alimentos frescos y envasados, no puede dejar de aconsejar la LISTA de productos básicos que debe contener tu nevera y congelador.

LISTADO DE PRODUCTOS  BÁSICOS A TENER EN TU FRIGORÍFICO Y CONGELADOR:

FRIGORÍFICO:

  • Tomate rojo y verde
  • Pimientos rojo y verde
  • Cebolla fresca
  • Limones
  • Ajos
  • Huevos
  • Leche
  • Yogures
  • Queso
  • Nata liquida para cocinar
  • Fruta fresca

CONGELADOR:

  • Judías verdes
  • Guisantes
  • Gambas peladas
  • Salmón, merluza, bacalao
  • Pechugas de pollo
  • Butifarras (longanizas)
  • Pan

AHUMADO:

Tras la combustión de plantas, el humo incide sobre el alimento para eliminar los microbios, en especial, en carne y pescado, el más popular, el salmón o la trucha.

REFRIGERACIÓN

Conserva los alimentos a bajas temperaturas, entre 0ºC y 4ºC, que permiten mantener los productos perecederos en un corto o medio plazo.

CONGELACIÓN:

Retrasa el deterioro de los alimentos y evita que se desarrollen microorganismos patógenos porque carecen de agua, que se convierte en hielo, si bien algunos siguen vivos durante la congelación. Es necesaria una correcta manipulación y algunos alimentos pueden perder parte de los nutrientes, sobre todo las verduras y las frutas. El tiempo que se conserva un alimento en el congelador varía entre tres y doce meses, en función del producto. La temperatura llega a -18ºC.

ULTRACONGELACIÓN:

La congelación electrofacial o ultracongelación consiste en una congelación en tiempo muy rápido (120’ como máximo), a una temperatura muy baja (inferior a -40ºC), lo que permite conservar al máximo la estructura física de los productos alimenticios. Es un proceso que sufre un enfriamiento brusco para alcanzar rápidamente la temperatura de máxima cristalización en un tiempo no superior a cuatro horas. Esta técnica se aplica a una variada gama de productos, entre los que destacan los panificados, las carnes, los pescados, los mariscos, los vegetales y las comidas preparadas.

Para concluir, diremos que todo este tipo de productos, que profesionalmente se conocen como “productos de 4ª y 5ª gama”, tienen cualidades a las que no  podemos, ni debemos renunciar, ya que son prácticos, útiles y, en nuestra cocina nos ayudan a ahorrar mucho tiempo y ponen a nuestro alcance un sinfín de productos de todos los rincones del mundo, siempre frescos y saludables.

2 comentarios de “Fondo de despensa

  1. Lour dice:

    Me parece muy interesante! Nunca es tarde para aprender algo nuevo, sobretodo si es para mejorar la salud y propiciar el ahorro, la comodidad y tiempo libre…Desde luego esta es mi opinión personal.
    Un cordial saludo
    Lour

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.