Garbanzos con bonito

Garbanzos con bonito: Supongo que – después de ver la foto – estarás deseando hacer este sencillo, exquisito y vistoso “plato de cuchara”  preparado con bonito del Norte, llamado también Atún Blanco. El bonito del Norte, es el pescado de mayor calidad de la familia de los atunes y, durante el verano, se acerca en grandes grupos al Cantábrico donde se captura en la llamada “costera del bonito”. Se caracteriza por su carne blanca, un sabor exquisito y una textura más suave que la del resto de su especie. Es uno de los pescados azules que mayores beneficios aporta a la salud. Además de ser uno de los más exquisitos y nutritivos del mercado. Es rico en omega 3,  proteínas y vitaminas A, B, D y K y nos aporta gran cantidad de minerales como el calcio y el yodo. El bonito en conserva nos brinda la posibilidad de consumirlo en multitud de elaboraciones manteniendo todo su sabor y propiedades. Asi que, combinado con la rica (y más que recomendable) legumbre y sus verduritas, este plato se convierte en un regalo sano y delicioso para el paladar.

Un consejo: Si no tienes a mano conserva de bonito y/o prefieres hacerlo con conserva de atún, también te quedará muy rico. Eso si, a ser posible, que sea en aceite de oliva o la natural.

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 15 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 1,25

Índices de salud

Rico en: proteínas, fibra y minerales
Valor calórico: Medio
Tasa colesterol: Baja

Garbanzos con bonito, ingredientes para 2/3 personas

1 bote de garbanzos cocidos al natural
1 lata de bonito en aceite de oliva (p.neto115g.)
1 diente de ajo
1 trozo de pimiento rojo
1 pimiento verde (tipo italiano)
1 zanahoria pequeña
2 tomates rojos pequeños (o 1 mediano)
1 pizca de comino
1 pizca de pimentón rojo
Sal
Pimienta
2 cuch. soperas de aceite de oliva (si no usas el de la lata)

Garbanzos con bonito, preparación paso a paso

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon la cazuela con el aceite de la lata de bonito a calentar. Enjuaga y escurre los garbanzos. Corta el diente de ajo por la mitad.
  2. Lava y trocea bien pequeñito los 2 pimientos. Agrégalo todo a la cazuela. Rehoga a fuego medio.
  3. Mientras, lava y trocea los tomates.Incorpóralos a la cazuela cuando veas que los pimientos han reducido su tamaño y cambiado su color. Salpimenta.
  4. Pela y corta (con la ayuda del pelador) a láminas finas la zanahoria. Reserva.
  5. Echa el comino, el pimentón y los garbanzos. Dale un par de vueltas y cubre con agua. Sube el fuego y, cuando arranque el hervor, bájalo, tapa y deja cocer todo junto – a fuego medio – durante 10 minutos.
  6. Cuando falte 1 minuto para que acabe la cocción, incorpora las láminas de zanahoria y el bonito. Apaga, deja reposar unos instantes y sirve.

Sugerencias/Trucos: Como verás, he utilizado el aceite de oliva de la lata de bonito en lugar de aceite de oliva normal (que también lo pongo como ingrediente en la receta por si alguien prefiere utilizarlo). El caso es que el aceite de las latas conserva todo el sabor del alimento, por lo que es muy aconsejable utilizarlo (sobre todo si es de oliva).
El agua (o caldo, si lo prefieres) del paso 5, dependerá un poco de si te gusta más o menos caldoso. En mi caso, que me gusta caldosito, le puse como 2 vasos de agua (aprox. medio litro).
Como te he dicho en otras recetas de legumbre, el comino es una especia que va muy bien para aliviar las molestas flatulencias que – por lo general – suelen producir las legumbres. Además, de darles un aroma y sabor muy rico y agradable.

VER PASO A PASO

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.