La buena compra

La buena compra: Cuando me planteo los diferentes platos que componen mis Menús, siempre parto de los ingredientes que voy a necesitar, cómo los voy a comprar y a cocinar.  La textura y el sabor de todos los platos, dependen – en gran parte – de los ingredientes que elijo para elaborarlos. Seguir un orden a la hora de comprarlos y guardarlos adecuadamente en casa, aumenta  la calidad de las comidas, hasta el punto que puede marcar la diferencia entre  algo “aceptable” o algo “exquisito”.  Las recetas de los platos que componen mis Menús, son sencillas, con ingredientes sencillos y muy, muy económicas. Así que cuido hasta el más mínimo detalle para que, en mi casa…..y ahora en la tuya,  todo esté exquisito.

En casa hay que verificar qué productos faltan,
revisando la despensa y el frigorífico

Por eso, voy a compartir contigo los pasos que acostumbro a dar, para que – si quieres – obtengas los mismos resultados!

El orden debe empezar en casa:

El primer consejo es planificar el menú, es decir comprar con previsión. Planear la comida necesaria para toda la semana, calcular el número de personas y los platos a cocinar, es básico. En definitiva, ir al supermercado con la famosa lista de la compra. La lista evita improvisaciones, olvidos de última hora y viajes de más a la tienda, pues la falta de programación del menú y la compra innecesaria pueden generar más desperdicios .

En casa hay que verificar qué productos faltan, revisando la despensa y el frigorífico para no comprar lo que  ya tienes.  Si compras lo que no necesitas, lo que no sabes si vas a utilizar o cuando lo vas a utilizar, es fácil que  la comida acabe en la basura.

Ya se que ésto es dificil, sobre todo cuando no se dispone de mucho tiempo para pensar en la cocina. Así que, si lo deseas, nuestro el AYUDANTE DE COCINA ONLINE te puede asesorar y ayudar, como lo viene haciendo a más de 300 abonad@s satisfech@s!

Pautas a tener en cuenta:

Por lo general, la mayoría de nosotros vamos a la compra 1 vez a la semana. Así que, con tan poco tiempo, a mi se me hace imprescindible seguir algunas pautas:

  1. Ojo con las ofertas: hay que valorar si las promociones y ofertas se ajustan a tus necesidades. A menudo puedes encontrar productos que salen más baratos si compras packs de varias unidades que si lo compras suelto. Pero es conveniente estudiar si vamos a poder consumir todos esos productos dentro de las fechas marcadas.
  2. No voy a la compra con el estómago vacío: A la hora de llenar el carro de la compra, hay muchos estudios que indican que ir a la compra con el estómago vacío nos impulsa a comprar más “caprichos y productos innecesarios”.
  3. Tengo en cuenta tu presupuesto, fijo un gasto máximo y no me salgo de ahí. “Tirar comida equivale a tirar dinero”. Se puede ir ajustando el gasto eligiendo entre productos a granel o envasados, comparando entre distintas tiendas y entre marcas más caras y marcas blancas o productos recomendados.
  4. Importante: reviso el etiquetado de los productos para saber la denominación de venta, es decir las condiciones en las que se presenta el producto: la lista de ingredientes, la cantidad neta y la fecha de caducidad o de consumo preferente.
  5. Compro en primer lugar las conservas y las bebidas, pues al no necesitar frío, pueden estar más tiempo en el carro. Además, pesan más con lo que en la base del carro no nos aplastarán otros productos más delicados. Compruebo fecha de caducidad y que las latas no estén abolladas ni hinchadas (son síntomas de que no están en buen estado).
  6. Después, me dirijo a la sección de frutas y verduras, situando arriba del todo las más delicadas (fresas, tomates, lechugas, etc).
  7. A continuación, voy a la zona de los alimentos frescos, es decir, que necesitan refrigeración para su conservación: yogures, carne, pescado, etc.  Éstos también precisan mucha atención, tanto para saber si son realmente frescos (caso de la carne o el pescado) como para detectar que no estén caducados o en mal estado (yogures, quesos..) Ah! y una cosa que hago sistemáticamente: nunca cojo el primer pack de yogures, ni el primer queso envasado… Siempre me dirijo a los de más atrás, que, por lo general son los de caducidad más larga (los empleados de los supermercados ya los colocan asi, para que salgan antes los que tienen caducidad más próxima). También los pongo juntos para que unos con otros mantengan la temperatura.
  8. Por último, cojo los congelados.  Me da escalofríos cuando veo que mucha gente es lo primero que echa al carro cuando entra en el supermercado. Ten en cuenta que si estás ni que sea 1 hora comprando, se rompe la cadena del frio, lo que deteriora enormemente la calidad del producto.  Asi que, ésta es la última sección que debes visitar, al final de la compra, antes de pasar por caja. Y, sobre todo, cuando llegues a casa, mételos enseguida en el congelador.

Para finalizar, decirte que la calidad de los ingredientes no siempre reside en el precio que pagas por ellos. La mayoría de las veces depende de su correcta conservación y manipulación. Si quieres saber más sobre  todo ello, te recomiendo que leas este post. Clica aqui.

Y RECUERDA: La mejor ayuda para tu cocina se llama AYUDANTE DE COCINA ONLINE
y está creado para pensar por ti,
ofreciéndote las soluciones más prácticas, rápidas y saludables para comer mejor
Y SABIENDO LO QUE COMES. 

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *