No me gusta cocinar

No me gusta cocinar: Cocinar es como cualquier otra actividad, algun@s la disfrutan pero otros no. Escucho y comprendo a mucha gente  que me dice que sería estupendo no tener que cocinar…… todos los días. Porque – me cuentan – hay días que cuando llegas de trabajar o has estado todo el día en casa haciendo de mujer/hombre multitarea, estás muert@ de cansancio y tienes que ponerte a hacer la comida o la cena para la familia, cuando lo que en realidad te apetecería es que te sirviesen la mesa y tu no tener que mover un dedo… esos días cuesta y darías cualquier cosa por no tener que hacerlo… pero, irremediablemente,  hay que hacerlo.


Y me preguntan:  ¿hay algo que se pueda hacer para que,
tener que cocinar no sea una tarea tan dura?”

Lo mismo pasa cuando el tiempo no está de nuestro lado. Desde luego, contar con alguna opción fácil, apetitosa y rápida de hacer (preparándotelo tú, para saber lo que comes), es gloria bendita. Pero claro, necesitamos comer, así que en ocasiones, hay que quitarse de encima las pocas ganas y ponerse manos a la obra, sobre todo, si – como te he dicho anteriormente – quieres comer bien, sabiendo lo que comes.

Milhojas de patata y lacón ¡listo en sólo 15 minutos!

Todas esas personas que me dicen “no me gusta cocinar”, pero lo tienen que hacer por necesidad, obligación, responsabilidad…  pero  no precisamente por gusto y que aunque pueda parecer  mentira, es una realidad. Y me preguntan:  ¿hay algo que se pueda hacer para que, tener que cocinar no sea una tarea tan dura? Y es que claro, cocinar no es solo ponerse delante de los fogones. Cocinar implica muchas cosas antes y otras tantas después (y además, éstas mucho más ingratas). Y no siempre ni el estado de ánimo ni las ganas son las mismas.

“En la proporcionalidad y en el término medio
está la clave”

¡Es que las comprendo tanto!.

Yo cocino porque me gusta, porque prefiero comer en casa por todas las ventajas que ello supone (y que te cuento en este otro post titulado “12 motivos por los que debes comer en casa”)  y porque luego comparto contigo y con todos mis seguidores mis platos y mis Menús Plis Plas, especialmente pensados, diseñados y organizados para personas que necesitan cocinar para vivir pero que muchos de ellos no viven para cocinar ni tan siquiera les gusta cocinar y  que, gracias a estar abonad@s a mi SERVICIO DE AYUDANTE DE COCINA ONLINE  su vida en la cocina ha dado un giro de 360º .

Porque la experiencia me ha enseñado – y demostrado- que en la proporcionalidad y el término medio está la clave. Un Menú que ha llevado media mañana prepararlo no tiene por qué estar mejor que uno que te ha llevado sólo 25 o 40 minutos .

Con práctica, habilidad y sobre todo siguiendo las pautas adecuadas, puedes preparar estupendos Menús en muy poco tiempo y  poner en tu mesa platos sabrosos, variados, preparados con sencillos ingredientes, sin gastar mucho, estando poco tiempo en la cocina y ensuciando lo justo.

Y así cocino a diario para mi y mi familia y son la base de los diseños de Menús que preparo para colectividades, centros hospitalarios, restaurantes …. y lo disfrutan l@s cientos de Abonad@s de mi SERVICIO DE AYUDANTE DE COCINA ONLINE , del que puedes obtener más información si clicas encima del nombre.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.