Pavo al Roquefort

Pavo al roquefort

Pavo al Roquefort

Me encanta la carne de pavo, porque tiene muy poca grasa, es muy nutritiva, saludable y económica. Además, nos aporta gran versatilidad en la cocina, debido al juego que nos da en su preparación, ya que – según como se cocine – lo mismo nos sirve para un plato de diario que para uno festivo.

Su preparación, a pesar de ser muy sencilla y rápida tiene un toque muy especial que hace que resalte el sabor del ingrediente principal: el solomillo de pavo. Esta parte del pavo es de las más desconocidas ya que – por lo general – se presenta en el mercado despiezado en muslos, alas, pechugas… pero, recientemente, se ha puesto de moda la parte del solomillo, que es una parte  delicada, suave, tierna y mucho más jugosa que la pechuga.
Si no la conocías, no desaproveches la oportunidad de disfrutarla, saboreando esta deliciosa y vistosa forma de cocinarla.

Varios consejos:
a)
Es importante controlar el punto de cocción, para que no se nos pase y nos quede seca. En la jugosidad del solomillo está el éxito de esta receta.

b) Este plato puedes acompañarlo de Arroz Asia. Una delicia que tendrás lista en sólo 6 minutos.

c) Aqui te dejo el vídeo con el paso a paso. ¡No te lo pierdas!

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 15 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 1,50

Índices de salud

Rico en: proteínas y vitaminas 
Valor calórico: Medio
Tasa colesterol: Baja

Utensilios, sólo necesitas:

Sartén con tapa
Tabla de cortar
Cuchillo cebollero
Pinzas

Pavo al Roquefort, vídeo paso a paso

Pavo al Roquefort, ingredientes para 2/3 personas

2-3 solomillos de pavo
75g. de queso roquefort (o queso azul)
1 brick de nata liquida para cocinar (200ml)
2 cuch. soperas de leche evaporada
1 puñado de nueces peladas y troceadas
1 vaso pequeño de coñac
Sal
Pimienta negra molida
2 cuch. soperas de aceite de oliva

Pavo al Roquefort, preparación paso a paso

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon la sartén con el aceite a calentar. Mientras, salpimenta el solomillo de pavo y dóralo bien por todos los lados. Debe quedar dorado por fuera, pero sonrosadito y jugoso por dentro.
  2. Entre tanto, trocea el queso roquefort. Cuando la carne esté a tu gusto, echa el coñac y flamea (Importante: apaga la campana antes de realizar este paso). Deja que la llama se apague y el alcohol se evapore. Retira el solomillo y reserva caliente.
  3. En la misma sartén, pon la nata líquida y la leche evaporada. Calienta a fuego medio-bajo. Cuando esté caliente, incorpora el queso troceado. Apaga el fuego y deja que el queso se deshaga con el calor residual. Agrega las nueces troceadas y mezcla bien.
  4. Corta el solomillo en escalopes de unos 2 cm. Sirve en una fuente, rociándolo con la salsa Roquefort bien caliente y espolvoreando con una pizca más de pimienta.

Pavo al Roquefort, sugerencias/trucos:

– Sobre todo, es imprescindible apagar la campana extractora antes de flamear la carne.
– Este plato, puedes hacerlo también con solomillo de ternera o de cerdo.
– Yo lo he hecho con pavo porque es una carne blanca  muy saludable y ligera, ya que apenas tiene grasa.
– La forma de presentación que te propongo es la más vistosa y la carne se mantiene en su punto sonrosado y jugoso, pero si quieres, una vez cortados los escalopes, los puedes meter en la sartén, junto con la salsa y, a la vez que se empapan de ésta… se calientan.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.