Pizza de cebolla y calabacin

Pizza de cebolla y calabacin

Pizza de cebolla y calabacin

Esta Pizza de cebolla y calabacin la he preparado con ingredientes que suelo tener en mi frigorífico, ingredientes saludables y nutritivos, que la hacen muy ligera y le aportan a esta pizza mucho sabor (y color, porqué no decirlo!).

No soy muy pizzera, la verdad,  pero cuando me apetece comer pizza (no suele ser más de 2 ó 3 veces al año) la preparo asi, sin grasas y con la masa muy finita (la más finita del supermercado) para que resulte muy crujiente, no llene demasiado ni sea pesada de digerir.

La pizza, como todo el mundo sabe, es un pan plano horneado, por lo general, de forma redonda y cubierto con diversidad de ingredientes en función del gusto y/o costumbres del que la prepara, pero que, como ingredientes casi imprescindibles, lleva salsa de tomate y queso.

Después, según las zonas, los gustos personales y la imaginación de cada uno/a, puede añadírsele casi de todo: jamón, champiñones, huevo, anchoas, cebolla, verdura… y todo tipo de salsas.

Una curiosidad sobre la pizza

Su origen reside en la cocina napolitana, si bien su consumo está adaptado a todo el mundo, no en vano, en 2010 la Unión Europea le reconoció una denominación de origen denominada Especialidad tradicional garantizada (ETG) y, en 2017 la UNESCO reconoció el arte de los pizzaioli (pizzeros) napolitanos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 12 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 0,60€

Índices de salud

Rico en: proteínas, minerales y vitaminas
Valor calórico: Bajo
Tasa colesterol: Baja

Utensilios, sólo necesitas:

Horno
Placa de horno
Rallador
Tabla de cortar
Cuchillo cebollero

Pizza de cebolla y calabacin, vídeo paso a paso

Puedes ver este video en YouTube para poder comentarlo, darme un Me Gusta o suscribirte a mi canal.

Pizza de cebolla y calabacin, ingredientes para 2/3 personas 

1 masa de pizza fina
5-6 cucharadas soperas de salsa de tomate
1 cebolla mediana
1 calabacin
6 huevos de codorniz
100g. de queso mozzarella rallado
Unas hojas de albahaca fresca
Sal
Pimienta negra molida
Media cucharada sopera de aceite de oliva

Pizza de cebolla y calabacin, preparación paso a paso

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon el horno a calentar a 250º C (482º F), posición arriba y abajo. Mientras, pela y corta la cebolla, en medias lunas finas. Lava, despunta y ralla el calabacin.
  2. Desenrolla la masa de pizza y, con el papel que trae, colócala encima de la placa de horno. Distribuye por encima la salsa de tomate (sin llegar hasta el borde de la pizza), corta finamente unas hojas de albahaca y espolvorea abundante queso rallado.
  3. Reparte la cebolla y, a continuación, el calabacin rallado. Introduce en el horno y cuece durante 8 minutos. Aprovecha parte de este tiempo, para abrir y dejar a punto los huevos de codorniz.
  4. Pasado este tiempo, apaga el horno, saca la pizza y coloca – a tu gusto – los huevos de codorniz.Vuelve a meter la pizza en el horno (apagado) para que, con el calor residual se cuezan los huevitos. Cuando estén a tu gusto, saca del horno y  salpimenta los huevos. Rocia con un hilo de aceite antes de servir.

Pizza de cebolla y calabacin, sugerencias/trucos

– A la cebolla y al calabacin NO les echo sal para que NO suelten agua y estropeen la pizza. Y es que tampoco la necesitan porque la masa, la salsa de tomate y el queso ya llevan la suya propia. Luego, al final, SI le echo una piza de sal y pimienta a los huevos de codorniz.

– El hilo de aceite antes de servirla, también le da un toque super especial a la pizza. Si no lo has probado nunca, hazlo ¡te gustará!.

– Las cantidades indicadas, son orientativas. En función de tus gustos, puedes ponerle lo que te parezca mejor: más huevitos, más cebolla, más queso… cada una/o ¡a su gusto!.

– Si lo prefieres, puedes sustituir el queso mozzarella rallado por queso mozzarella fresco (pero escúrrelo bien para que no suelte agua).

– En casa nos gusta más la masa de pizza muy finita (la que se ve en el video), pero – lógicamente – si te gusta la que tiene el grosor normal o la más gruesa de todas… ¡tu misma!

 

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.