Risotto de verduras y nueces

Risotto de verduras y nueces: Creo que se nota que me gusta el arroz en todas sus versiones, formas y maneras. Asi que investigo mis propias combinaciones de ingredientes y, por lo general, son un éxito total…..jajaja ¡modestia aparte! y por eso lo comparto contigo. Esta forma de preparar el risotto es – además – super-mega saludable, pues lleva no sólo verduras y nueces (cardiosaludables) si no que he sustituido la mantequilla por aceite de oliva, casi nada!!. Tiene otro toque, pero está igual de rico y untuoso. Como es tan completo en lo que a nutrientes se refiere, puedes tomarlo como plato único.

Un consejo: Si lo acompañas de un sencilla ensalada (como entrante), entonces ya es el “no va más” de la nutrición. Para escoger una ensalada a tu gusto, recuerda que tienes más de 90 distintas en la categoría de Ensaladas

Datos de preparación

Tiempo: SÓLO 25 minutos
Dificultad: Baja
Coste/ ración aprox.: 1,50

Índices de salud

Rico en: proteínas, minerales y vitaminas
Valor calórico: Medio
Tasa colesterol: Baja

Utensilios, sólo necesitas

Cazuela
Pala de remover
Tabla de cortar
Cuchillo cebollero

 

Risotto de verduras y nueces, ingredientes para 2 personas:

150g. de arroz
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
1 zanahoria pequeña
1 puñado de nueces peladas y troceadas
1 vaso pequeño de vino blanco
75g. de queso parmesano rallado
10-12 escamas de queso parmesano (opcional)
Sal
Pimienta
3 cuch. soperas de aceite de oliva

Los campos marcados con un * son requeridos

Risotto de verduras y nueces, preparación paso a paso:

Para no olvidar nada, antes de empezar pon siempre todos los ingredientes a la vista

  1. Pon el aceite (1 cuch. y media) a calentar en la cazuela y, en un cazo pequeño, el ½  litro de agua (o caldo). Mientras pela y pica el diente de ajo y la cebolla. Agrégalo a la cazuela y salpimenta. Pocha hasta que se ablande pero sin que llegue a dorarse.
  2. Entre tanto, pela y corta en rodajas finas la zanahoria. Lava y corta en dados no muy grandes el calabacin. Incorpóralo todo a la cazuela, rehoga unos 3-4 minutos. Echa el vaso de vino y el arroz. Remueve y deja que se evapore el alcohol (aprox. unos 30-40 seg.).
  3. Con fuego medio-bajo, ve echando a la cazuela el agua (o caldo) caliente a pequeñas cantidades y deja que vaya cociendo el arroz, sin dejar de remover y hasta que el arroz lo haya absorbido. Continúa agregando agua a poquitos hasta que el arroz esté “al dente” (aprox. 15-18′). 
  4. Prueba de sal y pimienta y agrégale más, si lo crees necesario. Apaga el fuego y, sin dejar de remover, incorpora 1 cucharada sopera y media de aceite (en lugar de la habitual mantequilla) las nueces troceadas y el queso parmesano rallado. Mezcla bien y sirve, con unas escamas (también llamadas “lascas”) de queso parmesano por encima ( o, simplemente, un poco más de queso rallado)

Sugerencias/Trucos: Como te he dicho en otras ocasiones, la cremosidad del risotto no se obtiene añadiendo  nata líquida, ni otro tipo de crema. El truco radica únicamente en remover continuamente durante la cocción y añadir al final  (una vez apagado el fuego)  un poco de mantequilla y queso parmesano. En esta ocasión, he sustituido la mantequilla por aceite de oliva (1 y media cuch. sopera) y realmente, queda igual de bien y sin embargo, es mucho más saludable. Pero tú hazlo como más te guste o mejor te parezca.
– Para saber cómo sacar escamas (lascas) de parmesano, te dejo aqui este tip: Cómo hacer escamas de queso. No obstante, si te quieres ahorrar un poco de trabajo, también las venden ya hechas.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.