Tu fondo de despensa

Tu fondo de despensa: En una casa, el fondo de despensa (el armario, el frigorífico y el congelador) lo que se entiende como despensa, es la clave de muchas cosas importantes entre ellas de la gestión de tu cocina y de la economía alimentaria, pero, SOBRE TODO, es la clave de tú alimentación y de la de tu familia.

Desafortunadamente y por lo general, a la despensa no se le presta toda la atención debida, es como la “cenicienta de la cocina” hace todo el trabajo, pero no se le cuida lo suficiente ni se le mima.

Tu fondo de despensa es el espejo de tu autoestima alimentaria

Si tu cuidas tu salud y la de tu familia y te preocupa mínimamente llevar un cierto orden en tu cocina, tu despensa estará llena de productos saludables y polivalentes que te permitan hacer comidas variadas, pero si por el contrario piensas que la salud “viene de serie” y a ti lo que menos te importa es la comida, tu despensa lo reflejará porque estará llena de productos “basura”. Y eso es así.

Si no lo crees, ves ahora a tu despensa (armario, frigorífico y congelador) mira lo que hay en cada sitio y reflexiona si es verdad o no lo que te digo.

Una despensa desordenada provoca situaciones como:

  • que te caduquen productos sin darte cuenta, lo cual supone que has tirado el dinero,
  • te genera inseguridad a la hora de pensar qué vas a cocinar porque nunca sabes lo que tienes y eso te lleva a
  • comprar “por si acaso”, lo cual representa un gasto inútil si ya lo tenías y
  • tener que repetir la comida antes de lo previsto para que no se te estropee.

“La despensa es tú mejor aliada en la cocina,
pero tienes que cuidarla”

Por otro lado, un fondo de despensa que contiene productos poco saludables te condena a llevar una alimentación deficiente y desequilibrada, mientras que una despensa ordenada, con los ingredientes adecuados – por supuesto saludables y polivalentes – te permite vivir más tranquila porque siempre sabes lo que tienes, te facilita el trabajo de hacer la lista de la compra y de cocinar y, sin duda, te proporciona una alimentación saludable.

Por lo que,

Si cuidas tu fondo de despensa te facilitas el trabajo en la cocina y cuidas tu salud.

Es que fácil. La despensa es tú mejor aliada en la cocina, pero tienes que cuidarla.

Pero ¿cómo establecer tu fondo de despensa?

Aquí van 4 consejos básicos para empezar:

1.- Deshazte de todos los productos que, por sentido común, tú ya sabes que no son saludables.

2.- Revisa las fechas de caducidad de todos los paquetes, latas y botes que tienes empezados incluidos los tarritos de especies, hierbas aromáticas y tira todos los que estén caducados.

“Abastece adecuadamente tu fondo de despensa
sin hacer una gran inversión”

3.- Haz una lista de las recetas que componen los menús que te gustaría hacer la próxima semana y que no te importa repetir esas recetas cada 2 semanas, por supuesto eliminando todas aquellas que tú ya sabes que no son saludables y que no deben figurar en tu recetario.

4.- Haz otra lista con los ingredientes básicos que necesitas y que no tengas en lo que te ha quedado en la despensa después de la limpieza a fondo: pasta, arroz, legumbres envasadas, tomate en conserva, etc. Puedes ver una lista que te servirá de orientación en este enlace.

De esta forma tan sencilla “matarás 2 pájaros de un tiro” por un lado tendrás el plan de comidas para la próxima semana y por otro irás, poco a poco, abasteciendo adecuadamente tu fondo de despensa sin hacer una gran inversión en comida.

Espero que estas “pinceladas” de organización y sentido común para cuidar tu salud desde la despensa te sean de utilidad.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Qué opinas tú de este tema? ¿Es importante para ti la despensa?

Déjame tu comentario. Gracias

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.